Archivo de la categoría: X Docencia

Material del Docente

Las historias como chispas para el aprendizaje

Son historias que pueden relacionarse a la clave del aprendizaje. By Bakadesuyo

En 2003, Greg Walton y Geoffrey Cohen, dos psicólogos norteamericanos, idearon En un experimento interesante. Ellos tomaron un grupo de estudiantes de Yale y les dio un acertijo matemático insoluble para trabajar en el, pero con una pequeña captura. Previamente, a los estudiantes se les pidió que leyeran un informe escrito por el ex estudiante de la Universidad de Yale matemáticas Nathan Jackson. Este fue el pretexto de proporcionar a los estudiantes con un poco de información básica sobre el departamento de matemáticas, pero en realidad era una artimaña elaborada por los dos investigadores.

Jackson fue, de hecho, un estudiante de ficción, y el artículo fue escrito por Walton y Cohen. En el informe, “Jackson” habla de cómo había llegado a la universidad conscientes de qué carrera seguir, cómo había llegado interesado en las matemáticas, y cómo él estaba enseñando matemáticas en un departamento universitario. En medio del informe fue un panel con un poco de información biográfica acerca de Jackson: su edad, la ciudad natal, la educación, y el cumpleaños.

Ahora, aquí está la parte más inteligente. Para la mitad de los estudiantes, el cumpleaños de Jackson fue alterado para que coincida con cada estudiante, para la otra mitad no lo era. “Quisimos examinar si algo tan arbitrario como tener un cumpleaños compartido con alguien que era bueno en matemáticas provocaría una respuesta de motivación”, dijo Walton. Después de haber leído el informe, los estudiantes se les pidió resolver el acertijo matemático.

Para el asombro de Walton y Cohen, el nivel de motivación para los estudiantes en el grupo compartido de cumpleaños no solo empujar hacia arriba, o incluso saltar: se disparó. Los estudiantes coinciden perseverado en el enigma insoluble un total del 65 por ciento más que aquellos en el grupo no emparejado. También informó sobre la actitud significativamente más positiva hacia las matemáticas y un mayor optimismo acerca de sus habilidades. Para ser claros: Estos fueron los estudiantes que comparten las mismas actitudes hacia las matemáticas antes de leer la historia de Jackson.

“Ellos estaban en una habitación por sí mismos tomar la prueba”, dijo Walton en una entrevista con el autor Daniel Coyle. “La puerta estaba cerrada, sino que fueron aislados socialmente, y sin embargo [la conexión de cumpleaños] había significado para ellos. Ellos no estaban solos. El amor y el interés en las matemáticas se convirtieron en parte de ellos. No tenían ni idea por qué. De repente se nos estaba haciendo esto, no sólo para mí.

“Nuestra sospecha es que estos acontecimientos [lo que hemos llamado las chispas] son poderosos porque son pequeños e indirectos. Si se les había dicho esta misma información directamente, si lo había notado, habría tenido un efecto menor. No es estratégico, no pensamos en él como ser útil, porque ni siquiera estamos pensando en absoluto. Es automático”

Lo que estamos viendo en el trabajo aquí que se podría llamar la motivación por la asociación: una pequeña conexión, apenas se dio cuenta punzante profunda en el subconsciente y provocando una respuesta de motivación. En el caso de los estudiantes de Yale, la conexión era un cumpleaños compartido, lo que provocó una fuerte sacudida a lo largo de las líneas de: “Yo soy similar a este chico, que ha logrado cosas muy buenas en matemáticas, quiero lograr esas cosas, también! “

 (http://www.bakadesuyo.com/are-stories-we-can-relate-to-the-key-to-learn)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo X Docencia

Perfil del Docente Universitario del Siglo XXI

Hablar sobre el perfil del docente del siglo XXI, nos obliga a reflexionar sobre cómo era el perfil del docente del siglo XX. En nuestro país hasta principios de la década de los años noventa del siglo pasado, el docente era el único responsable de la educación de sus estudiantes, basando sus acciones en un modelo conductista, en el cual el alumno era considerado como un recipiente “vacio” y la función del docente era llenar dicho recipiente. Para entonces se hacía mucho énfasis en la memoria, privilegiando a aquellos alumnos capaces de repetir, aunque sin comprender, lo que el docente dictaba o escribía en la pizarra. Estábamos bajo el paradigma del condicionamiento operante, lo que suponía al alumno como un sujeto cuyo desempeño y aprendizaje escolar pueden ser arreglados o re-arreglados desde el exterior, basta con programar adecuadamente los insumos educativos, para que se logre el aprendizaje de conductas académicas deseables. El trabajo del docente consistía en desarrollar una adecuada serie de arreglos de contingencia de reforzamiento y control de estímulos para enseñar.

La reforma educativa iniciada durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada en el año 1994, dio su primer paso en la trasformación de la Educación en Bolivia, hacia un modelo constructivista. Sin embargo este proceso de reforma educativa fue fallido debidos a factores técnicos y económicos. Los maestros una y otra vez reclamaron la falta de participación en la concepción de dicha reforma. Históricamente nuestros gobernantes no han asignado una importante cantidad de recursos económicos, suficientes para hacer cambios significativos. La nueva ley de educación vigente, promulgada por el presidente Evo Morales Ayma denominada Ley de la Educación “Avelino Siñani – Elizardo Perez” Nº070 del 20 de Diciembre de 2010, reconduce nuevamente la labor docente por la misma ruta del modelo constructivista. Sus resultados son desconocidos por el momento, apenas avanzamos hacia el segundo año de dicha reforma. Sin embargo, al margen de las reformas estructurales que se vienen perfilando en un futuro mediato, es necesario visualizar cual será el rol docente para este siglo XXI.

El constructivismo asigna un nuevo rol para el docente. Este se constituye en mediador entre el alumno y el conocimiento, es el encargado de acercar este conocimiento al alumno. Para ello es necesario que el profesor tenga un conocimiento de sus alumnos: sus ideas previas, lo que son capaces de aprender en determinado momento, su estilo de aprendizaje, sus motivaciones intrínsecas y extrínsecas, sus hábitos de trabajo, actitudes y valores frente a cada tema de estudio, etc. Además el docente asume otros roles tales como transmisor de conocimientos, animador, supervisor o guía del proceso de aprendizaje y por último el rol de Investigador educativo. La función central del docente es orientar y guiar la actividad mental constructiva de sus alumnos a quien debe proporcionar una ayuda pedagógica ajustada a su competencia.

En el nuevo proceso enseñanza-aprendizaje existe un desplazamiento de la responsabilidad que es asumida gradualmente por el alumno, pues este cobra un nuevo protagonismo constituyéndose en el constructor de su propio conocimiento. Esta transferencia de responsabilidad es un mecanismo por medio del cual el docente hace una cesión gradual de la responsabilidad del aprendizaje, hasta lograr que el alumno tenga dominio pleno e independiente. Al inicio del proceso la responsabilidad se deposita casi totalmente en el docente, quien de manera gradual va cediendo o traspasando dicha responsabilidad al alumno, hasta que éste logra un dominio pleno e independiente de las competencias propuestas como metas.

El alumno es el constructor de su propio conocimiento y para ello se ayuda con lo que se denomina como andamiaje, que es una metáfora que alude a la utilización de andamios (Bruner) por parte del maestro como ayuda al alumno; a medida que el conocimiento se va construyendo, el andamio se va quitando. La intervención del docente debe realizarse en función de los niveles de competencia manifestados por los alumnos, de tal forma que a mayor dificultad del aprendiz mayor será la intervención del tutor o docente.

Características del docente del Siglo XXI

Apertura al amplio dialogo y la reflexión

El dialogo entre el docente y el alumno es condición básica para un aprendizaje práctico reflexivo. La interacción docente-alumno se manifiesta en la reflexión de la acción reciproca, por una parte el alumno reflexiona acerca de lo que oye decir o ve hacer al docente y sobre su propia ejecución. Por otra parte el docente se pregunta lo que el estudiante revela en cuanto a conocimientos o dificultades en el aprendizaje y piensa en respuestas más apropiadas para ayudar mejor al alumno. Esto es lo que se denomina la imitación reflexiva derivada del modelado del docente. El alumno introduce en su ejecución los principios fundamentales que el docente ha demostrado para determinado conocimiento y realiza actividades que le permiten verificar lo que el docente está tratando de comunicar (Schön, 1992). Es indudable que este dialogo entre docente y alumno juega un papel muy importante el lenguaje y sus formas. Un docente que no domina el lenguaje oral y escrito no podría fomentar el dialogo y la reflexión. Asimismo un alumno que no domina el mismo lenguaje difícilmente podrá ser un artífice y constructor de su conocimiento. Entonces para ello es fundamental que tanto docente como alumno, sean constantemente inducidos a la lectura. La lectura es el vehículo que llevará a un amplio dialogo y reflexión.

Aprovechamiento al máximo de las Nuevas Tecnologías

Las nuevas tecnologías deben ser su mejor herramienta y aliado para el docente y para el alumno. La comunicación instantánea, la disponibilidad de miles y miles de páginas, sitios y blogs hacen que la búsqueda de información esté al alcance de un solo click. La portabilidad de la nueva tecnología en tabletas (tablet) y teléfonos inteligentes (Smartphone) debe aprovecharse en las clases de manera positiva. Esto requiere que el docente esté plenamente familiarizado con estas tecnologías, para estar a la altura de los “nativos digitales”, tal como se denomina a aquellos alumnos que han nacido estos últimos 20 años, que están engrosando las aulas de las universidades, con generaciones cada vez más aptas en su manejo de forma casi intuitivo. Se hace necesaria una nueva generación de docentes que esté a la altura de estos nuevos desafíos, pues la educación no será nunca la misma después de estas nuevas tecnologías. Sin embargo cabe hacer notar que la información no es conocimiento y mucho menos pensamiento, he ahí donde debe trabajar el docente en convertir o capitalizar esa información en conocimiento y pensamiento.

Dominio Pleno de su Materia

La principal destreza que debe tener el docente es sin duda el dominio pleno de su materia. Un docente que pretende ejercer como tal debe estar al día con lo nuevo de su materia, debe ser un especialista sobre el tema. Cuando un docente no tiene esta destreza los alumnos lo saben, lo notan, se dan cuenta, es por eso que el docente debe prepararse y nunca debe improvisar una clase. La preparación de cada clase debe ser una actividad reflexiva obligada del docente, mediante la cual éste decidirá qué elementos de la didáctica utilizará para lograr las competencias deseadas en el alumno.

Pensamiento Transdisciplinario

Indudable que el docente debe ser un especialista en su materia pero de ninguna manera puede perder de vista la globalidad del todo, es decir, no debe mirar la parte sino el todo. La hiperespecialización conlleva muchos peligros, entre ellos miradas parcelarias y sesgadas (Morin). Un docente que no puede integrar el conocimiento de su materia al de la carrera universitaria en general y esta a su vez a la realidad en la que le tocará desenvolverse el futuro profesional, no está cumpliendo a cabalidad con su misión. Se hace necesario que el docente tenga plena consciencia de la realidad en la que se desenvolverá el alumno al finalizar su carrera universitaria. Para pensar localmente se debe pensar globalmente, y viceversa, para pensar globalmente pensar localmente. Pascal expreso esta idea que a continuación transcribo: “Dado que todas las cosas son causadas y causantes, ayudadas y ayudantes, mediatas e inmediatas, y todas se entretejen por un lazo natural e insensible que une las más alejadas y las más diferentes, considero imposible conocer las partes sin conocer el todo, igual que conocer el todo sin conocer particularmente las partes…”. La realidad es que la sociedad exige un nuevo perfil profesional: especialista, pero a su vez globalizador, capaz de trabajar en equipos interdisciplinarios, de pensamiento sistémico y adaptación al cambio constante, es por eso que el docente debe estar consciente de esta necesidad.

3 comentarios

Archivado bajo X Docencia

Conoce la nueva Ley de la Educación “Avelino Siñani – Elizardo Perez”

Ley Nº070 Ley de Educacion

1 comentario

Archivado bajo X Docencia

La repitencia y deserción en la Educación Superior en Bolivia

La repitencia y deserción en la Educación Superior en Bolivia

El nacimiento del nuevo Estado Plurinacional y Comunitario de Bolivia, marca un nuevo punto de partida para la educación, por lo menos así debería serlo, dado que por primera vez la Constitución Política del Estado se ocupa de la educación y la educación superior en dos secciones completas con un total de 20 artículos. Asimismo, la reciente promulgación de la Ley de la Educación “Avelino Siñani y Elizardo Perez” el 20 de Diciembre de 2010 inicia un nuevo hito para que esta tercera reforma educativa sea definitiva y finalmente exitosa. Es en este contexto que pretendo realizar un análisis crítico de la educación Superior en Bolivia.

 La Educación Superior en Bolivia al igual que en América Latina y el Caribe tiene desafíos comunes: la pertinencia, la calidad y la internacionalización. La Educación Superior, también llamada educación terciaria ha venido experimentando un alto índice de crecimiento con la aparición de nada menos que 39 Universidades Privadas en los últimos 25 años. Este hecho sin duda ha contribuido mucho a una democratización y acceso a la educación superior. Sin embargo, a pesar del crecimiento de la matrícula universitaria, subyace el problema de la repitencia y deserción universitaria.

 “La repitencia se entiende como la acción de cursar reiterativamente una actividad docente, se por mal rendimiento del estudiante o por causas ajenas al ámbito académico”.  La repitencia deriva naturalmente en atraso o rezago, prolongando el periodo de estudio de una carrera universitaria. Si bien un estudiante rezagado puede recuperarse durante un siguiente periodo agregando mayor carga horaria, muchas veces no se puede recuperar el tiempo perdido. La graduación en un plazo mayor al establecido como duración de la carrera es una cruda realidad en la educación superior en Bolivia.  Un indicador que puede arrojarnos mayores luces sobre la dimensión del problema es el cálculo de la Eficiencia de Titulación en Bolivia. Este índice se calcula como la razón de los alumnos titulados en relación al número de alumnos matriculados en el año que inició dicha generación o cohorte. Vale decir que si una carrera tiene una duración de cinco años (5), los egresados titulados se comparan contra el número de estudiantes que se matricularon cinco años atrás. Este índice arrojó el siguiente resultado para el primer quinquenio de este siglo: 26,7. Es decir que de 100 estudiantes que empiezan una carrera universitaria solamente veintisiete personas (27) logran terminarla en el plazo establecido.

 “La deserción se puede definir como el proceso de abandono, voluntario o forzoso de la carrera en la que se matricula un estudiante, por la influencia positiva o negativa de circunstancias internas o externas “. Sin duda que la eficiencia de Titulación en Bolivia se ve afectado por la deserción universitaria. Este factor toma real importancia si tomamos en cuenta en Bolivia para el año 2004, el 15,5% de la población mayor o igual a 25 años tenía estudios universitarios inconclusos una cifra superior casi en 2% que el total de personas con estudios universitarios completos

 Factores que inciden en la repitencia y la deserción

Ahora que sabemos la cruda realidad sobre la repitencia y deserción de la educación superior en Bolivia, solo nos cabe analizar sobre las causas y las consecuencias que esto acarrea en el cumplimiento de los desafíos de la universidad del siglo XXI. . Ahora cabe preguntarnos ¿Por qué tantos estudiantes universitarios no culminan sus estudios?, ¿Qué falló? Sin dudas pueden haber muchos factores que pueden incidir en mayor o menor medida, para ello será necesario realizar un estudio más complejo que incluya una muestra representativa. Sin embargo podemos enumerar algunos de estos factores en forma a priori gracias a estudios previos realizados sobre el tema por el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC).

 Entre los factores que inciden en la repitencia y deserción podemos agruparlos en internos y externos al estudiante. Los internos son aquellos factores que son propios del estudiante, tal como su motivación y aspiraciones, su madurez emocional, sus aptitudes, su grado de satisfacción y expectativas por haber elegido correctamente su carrera. Entre los factores externos que indicen en la repitencia y deserción tenemos el factor económico, tal como los niveles de ingresos del estudiante y el entorno familiar. El entorno social también tiene su incidencia, tal como resulta por ejemplo el nivel educativo de los padres o progenitores.

 Otro factor a tomar en cuenta son las fallas del sistema educativo en el nivel secundario, que tiene como resultado bachilleres que académicamente no están preparados para proseguir estudios universitarios. Esto se puede evidenciar en los resultados que año tras año se logran en las Pruebas de Admisión Básica (PAB) y las Pruebas de Suficiencia Académicas (PSA) de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM). En publicación realizada por el periódico El Día el 01 de Julio del 2010 informó que en el PAB tomado a 5.500 estudiantes postulantes a ingresar a la UAGRM solo lograron pasar satisfactoriamente 736 alumnos que corresponden al 13,38%, un resultado realmente paupérrimo, pero que no está lejos del rendimiento general de otras universidades en este mismo tipo de pruebas. En un prueba más reciente, Julio/2011, realizada por esta misma universidad los resultados fueron levemente superiores logrando que 1.163 alumnos aprobados, de un total de 6.469 alumnos que se presentaron a dicha prueba, haciendo un 17,98% resultado que como año tras año confirma que la educación secundaria no es la adecuada. He allí una evidencia que nuestra segunda reforma educativa falló nuevamente.

 El insumo humano que el sistema de educación superior recibe de la educación secundaria tiene fallas de aprendizaje, no tiene pensamiento crítico, capacidad de análisis, es memorístico y excesiva teorización. Con estos ingredientes la educación superior está condenada al fracaso, manifiesta de  varias formas: bajos promedios en los primeros años de carrera universitaria, repitencia y deserción entre otras. Todo esto se suma a los problemas y desafíos propios de la educación superior en cuanto a su pertinencia, calidad e internacionalización.

Propuestas para la Educación Superior

En mi humilde opinión y apreciación es necesario realizar varios cambios, mediante la aplicación de un proceso gradual y coordinado. Estas son mis propuestas:

a)      Desarrollar un Plan Decenal como horizonte mínimo para llevar a cabo un cambio en todas las estructuras de la Educación que incluye la educación primaria, secundaria y terciaria. Las bases están propuestas en la nueva Constitución Política del Estado y la nueva Ley de Educación.

b)      Este cambio debe incluir a todos los actores para generar compromiso y no se trate de imponer soluciones cerradas e impuestas, como recetas foráneas, la solución debe construirse a partir de una participación efectiva.

c)      Para ello se debe asignar un presupuesto acorde a su importancia. Si tomamos como premisa que la educación es fundamental para el desarrollo de los pueblos, no podemos tratar a la educación como la “quinta rueda del carro”, como algo secundario y sin importancia.

d)      Se debe revalorizar el trabajo de los educadores en todos los niveles educativos. Mejorar las condiciones de quienes dedican su vida a enseñar y preparar al elemento humano del país es una labor que debe priorizarse.

e)      Coordinar el trabajo educativo entre los distintos niveles, de tal forma que cada nivel entregue insumos mejor preparados (alumnos). La labor fundamental de cada nivel debe ser enseñar al alumno a aprender, es decir, que el alumno debe aprender a aprender, dejando atrás viejos modelos educativos basados en condicionamiento (memorístico).

f)       Brindar oportunidades igualitarias para el acceso a la educación superior, basadas naturalmente en un desempeño, rendimiento o mérito personal. Estas oportunidades mejoran sustancialmente cuando los bachilleres están mejor preparados.

g)      La permanencia en la universidad pública debe basarse de igual forma sobre la base de los meritos dando oportunidades a quienes realmente desean estudiar, están motivados y merecen estudiar, pues los costos de mantenimiento de un estudiante lo pagamos todos con nuestros impuestos y contribuciones.

h)      Se deben realizar estudios cada cinco años para evaluar la pertinencia de la oferta de carreras en todas las universidades tanto públicas como privadas, priorizando ciertas carreras acorde a la necesidad nacional e internacional.

i)        Se debe realizar una adecuada orientación vocacional, que permita elegir correctamente una carrera universitaria y así evitar frustraciones en quienes abandonan una carrera y sus costos asociados.

j)        Se debe subvencionar ciertas carreras acorde a las necesidades nacionales para que estudiantes solo se dediquen a estudiar en forma exclusiva, y así cuando estos se gradúen cumplan ciertos compromisos ineludibles como servidores públicos obligatoriamente, al menos durante un periodo razonable. Estas becas o subvenciones deberán condicionadas naturalmente al mérito, tanto para su acceso como para su permanencia.

k)      Para mejorar los índices de eficiencias de titulación, en cada universidad debe haber un departamento que realice un seguimiento estudiantil. Este departamento deberá llevar a cabo actividades tendientes a detección temprana de grupos de riesgo de repitencia y deserción, actividades de apoyo estudiantil, motivación y autoestima.

Fuente Bibliográfica

6 comentarios

Archivado bajo X Docencia

La educación Universitaria en la Era Digital

 

La Educación Universitaria en la Era Digital (Presentación en Prezi)

Deja un comentario

Archivado bajo X Docencia