Archivo mensual: julio 2012

Corrupción, síntoma de un pueblo enfermo

20120730-120020 a.m..jpg

Un tema que nuevamente se pone en el tapete de discusión, todo a raíz de los recientes descubrimientos en las investigaciones del caso de supuesta corrupción de altos personeros de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Resulta para todos evidente que el caso destapa hechos que no se hubieran descubierto sino se hubiera producido un accidente de tránsito en el que se involucra un vehículo del Estado y el Gerente General de la Planta Separadora de Líquidos de Rio Grande (Santa Cruz).

Este caso devela que no solamente los funcionarios públicos hacen uso indebido de los bienes del Estado sino que existe un gran peligro de adjudicar grandes proyectos de inversión pública a través de contrataciones directas, mediante adjudicación por excepción, bajo el pobre argumento que estos procesos de contratación necesitan celeridad y que mediante licitaciones internacionales son morosas y burocráticas.

Si bien el proceso de nacionalización de los hidrocarburos, llevado a cabo por el presidente Morales en el año 2006, ha permitido que la economía de nuestro país perciba ingresos nunca antes registrados, es también cierto que la falta de control, discrecionalidad e improvisación en la administración pública con el afán de cambiar las viejas estructuras han hecho que nuevamente aparezca en escena un síntoma de una sociedad corrompida, un pueblo enfermo.

Alcides Arguedas en el año 1909 publica su ensayo titulado Pueblo Enfermo en la que enumera y describe una serie de males de la sociedad boliviana de aquella época. Esta radiografía de la sociedad boliviana no ha cambiado mucho después de cien años, lo que nos hace reflexionar y deducir que no importa la inclinación política, izquierda o derecha, socialista o neoliberal, la cosa pública es administrada por hombres que no tienen principios y valores, que son el fiel reflejo de una sociedad enferma.

Considero que la única forma de cambiar esta sociedad además de inculcar en nuestros niños principios y valores en periodos tempranos (infancia), sobre todo debemos dar el ejemplo con nuestros actos, no se trata de decir “haz lo que digo y no lo que hago”. Debemos ser congruentes con nuestros mensajes.

Alguien dijo que la corrupción es inherente al hombre, que no importan los principios cuando alcanzan nuestro precio. A esto respondo que sí existen personas con principios y valores, que aman a su patria, a su nación, que respetan la leyes, que no se venden. Este y cualquier gobierno deberían estar gobernados por los mejores hombres, los más capaces, los que no buscan enriquecerse en forma ilícita, profesionales altamente preparados, personas éticas, personas con sentido común, solidarias y servidores. Lamentablemente en estos más de ciento ochenta y siete años (187) de vida del Estado Boliviano siempre hemos estado gobernados por una élite que solo busca enriquecerse a costa de todos.

Deja un comentario

Archivado bajo General

El interés de todos frente al interés de pocos

Mucho se está hablando sobre el proyecto del Teleférico La Paz-El Alto, que permitirá sin dudas a estas dos grandes ciudades de Bolivia contar con un sistema de transporte masivo y turístico que ayudará a descongestionar una ruta muy transitada.

Son miles y miles de personas que se beneficiaran con este sistema de transporte, pero sin embargo sale al paso un grupo de la población, los transportistas que se oponen al proyecto, bajo el argumento que el 40% de ese sector se quedarán sin empleos. Lo cabe preguntarnos ahora es si el interés sectorial de este grupo es más importante que el bien común de toda una población. En realidad estamos hablando de la población de dos ciudades La Paz y El Alto.

Este grupo sectorial (los transportistas) al ver que el proyecto se hará de todos modos, sale al paso pidiendo compensación para su gremio, por el supuesto perjuicio que este proyecto significaría en sus intereses particulares. ¿Que tal? Este es el colmo de los colmos, que ahora tengamos que destinar recursos de todos lo bolivianos a compensar intereses particulares. Si esto se concreta será un mal precedente para este tipo emprendimiento. Pongo un ejemplo, que tal si al gobierno se le ocurriera realizar un línea férrea Santa Cruz-La Paz y los transportistas dueños de las líneas de flotas se opusieran al proyecto porque ellos se verán afectados en sus intereses y estos pidieran compensación por sus pérdidas económicas, que les parece? Esto solo podría ocurrir en nuestro país, que los intereses de pocos se contrapongan al interés de las mayorías y encima estos exijan compensación.

Por otra parte, he leído con asombro las declaraciones de la Presidenta de la Cámara de Diputados, Rebeca Delgado, diciendo que debemos festejar en vez de cuestionar el proyecto. Ante esto puedo decir como boliviano, que celebro que este tipo de proyecto en bien de todos quienes se beneficiarán de este emprendimiento, pero de ninguna manera puedo dejar de cuestionar el uso de los dineros públicos del Estado.

La forma de adjudicar un inversión de tal envergadura, US$ 230MM, bajo un contratación por excepción de forma directa, es poco transparente. ¿porque no se hizo una licitación internacional? La verdad que este gobierno se está acostumbrando a encarar proyectos de esta manera y no se cuenta o no quiere darse que es la forma más fácil aflore la corrupción, tal como ya sucedió en YPFB en la adjudicación de la Planta Separadora Rio Grande.

Pensado bien a cerca de las intenciones de las decisiones del Gobierno, me lleva a deducir que las cosas se improvisan, sino como se explica la celeridad con que se trato la aprobación del Proyecto de Ley que aprueba el crédito concedido por el BCB para encarar el proyecto, sin siquiera saber los detalles del proyecto. No se conoce el proyecto, por que no hay proyecto. Al parecer la necesidad de regalar un proyecto que ayude a recomponer la imagen política del partido de gobierno tan desgastada en este último tiempo lleva al gobierno a querer impactar a La Paz con este “regalo” en su aniversario. Las decisiones gubernamentales son muy discrecionales, interesadas pues buscan siempre un fin político, impactar mediaticamente.

Lo que no pueden pedirnos, sea cual fuere quien esté en función de gobierno, es que dejemos de cuestionar las decisiones que implican los recursos públicos, pues es parte de nuestros derechos como ciudadanos y para ser congruentes con la línea constitucional somos parte del Control Social que puede participar, cuestionar o fiscalizar los recursos del Estado y decisiones gubernamentales. Estos recursos que son productos de nuestros impuestos, el dinero de nuestros recursos naturales.

Transportistas se oponen al Teleférico

Presidenta de Diputados pide no cuestionar el proyecto

http://m.americaeconomia.com/negocios-industrias/bolivia-empresa-austriaca-doppelmayr-construira-teleferico-por-us230m

 

Deja un comentario

Archivado bajo General