La repitencia y deserción en la Educación Superior en Bolivia

La repitencia y deserción en la Educación Superior en Bolivia

El nacimiento del nuevo Estado Plurinacional y Comunitario de Bolivia, marca un nuevo punto de partida para la educación, por lo menos así debería serlo, dado que por primera vez la Constitución Política del Estado se ocupa de la educación y la educación superior en dos secciones completas con un total de 20 artículos. Asimismo, la reciente promulgación de la Ley de la Educación “Avelino Siñani y Elizardo Perez” el 20 de Diciembre de 2010 inicia un nuevo hito para que esta tercera reforma educativa sea definitiva y finalmente exitosa. Es en este contexto que pretendo realizar un análisis crítico de la educación Superior en Bolivia.

 La Educación Superior en Bolivia al igual que en América Latina y el Caribe tiene desafíos comunes: la pertinencia, la calidad y la internacionalización. La Educación Superior, también llamada educación terciaria ha venido experimentando un alto índice de crecimiento con la aparición de nada menos que 39 Universidades Privadas en los últimos 25 años. Este hecho sin duda ha contribuido mucho a una democratización y acceso a la educación superior. Sin embargo, a pesar del crecimiento de la matrícula universitaria, subyace el problema de la repitencia y deserción universitaria.

 “La repitencia se entiende como la acción de cursar reiterativamente una actividad docente, se por mal rendimiento del estudiante o por causas ajenas al ámbito académico”.  La repitencia deriva naturalmente en atraso o rezago, prolongando el periodo de estudio de una carrera universitaria. Si bien un estudiante rezagado puede recuperarse durante un siguiente periodo agregando mayor carga horaria, muchas veces no se puede recuperar el tiempo perdido. La graduación en un plazo mayor al establecido como duración de la carrera es una cruda realidad en la educación superior en Bolivia.  Un indicador que puede arrojarnos mayores luces sobre la dimensión del problema es el cálculo de la Eficiencia de Titulación en Bolivia. Este índice se calcula como la razón de los alumnos titulados en relación al número de alumnos matriculados en el año que inició dicha generación o cohorte. Vale decir que si una carrera tiene una duración de cinco años (5), los egresados titulados se comparan contra el número de estudiantes que se matricularon cinco años atrás. Este índice arrojó el siguiente resultado para el primer quinquenio de este siglo: 26,7. Es decir que de 100 estudiantes que empiezan una carrera universitaria solamente veintisiete personas (27) logran terminarla en el plazo establecido.

 “La deserción se puede definir como el proceso de abandono, voluntario o forzoso de la carrera en la que se matricula un estudiante, por la influencia positiva o negativa de circunstancias internas o externas “. Sin duda que la eficiencia de Titulación en Bolivia se ve afectado por la deserción universitaria. Este factor toma real importancia si tomamos en cuenta en Bolivia para el año 2004, el 15,5% de la población mayor o igual a 25 años tenía estudios universitarios inconclusos una cifra superior casi en 2% que el total de personas con estudios universitarios completos

 Factores que inciden en la repitencia y la deserción

Ahora que sabemos la cruda realidad sobre la repitencia y deserción de la educación superior en Bolivia, solo nos cabe analizar sobre las causas y las consecuencias que esto acarrea en el cumplimiento de los desafíos de la universidad del siglo XXI. . Ahora cabe preguntarnos ¿Por qué tantos estudiantes universitarios no culminan sus estudios?, ¿Qué falló? Sin dudas pueden haber muchos factores que pueden incidir en mayor o menor medida, para ello será necesario realizar un estudio más complejo que incluya una muestra representativa. Sin embargo podemos enumerar algunos de estos factores en forma a priori gracias a estudios previos realizados sobre el tema por el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC).

 Entre los factores que inciden en la repitencia y deserción podemos agruparlos en internos y externos al estudiante. Los internos son aquellos factores que son propios del estudiante, tal como su motivación y aspiraciones, su madurez emocional, sus aptitudes, su grado de satisfacción y expectativas por haber elegido correctamente su carrera. Entre los factores externos que indicen en la repitencia y deserción tenemos el factor económico, tal como los niveles de ingresos del estudiante y el entorno familiar. El entorno social también tiene su incidencia, tal como resulta por ejemplo el nivel educativo de los padres o progenitores.

 Otro factor a tomar en cuenta son las fallas del sistema educativo en el nivel secundario, que tiene como resultado bachilleres que académicamente no están preparados para proseguir estudios universitarios. Esto se puede evidenciar en los resultados que año tras año se logran en las Pruebas de Admisión Básica (PAB) y las Pruebas de Suficiencia Académicas (PSA) de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM). En publicación realizada por el periódico El Día el 01 de Julio del 2010 informó que en el PAB tomado a 5.500 estudiantes postulantes a ingresar a la UAGRM solo lograron pasar satisfactoriamente 736 alumnos que corresponden al 13,38%, un resultado realmente paupérrimo, pero que no está lejos del rendimiento general de otras universidades en este mismo tipo de pruebas. En un prueba más reciente, Julio/2011, realizada por esta misma universidad los resultados fueron levemente superiores logrando que 1.163 alumnos aprobados, de un total de 6.469 alumnos que se presentaron a dicha prueba, haciendo un 17,98% resultado que como año tras año confirma que la educación secundaria no es la adecuada. He allí una evidencia que nuestra segunda reforma educativa falló nuevamente.

 El insumo humano que el sistema de educación superior recibe de la educación secundaria tiene fallas de aprendizaje, no tiene pensamiento crítico, capacidad de análisis, es memorístico y excesiva teorización. Con estos ingredientes la educación superior está condenada al fracaso, manifiesta de  varias formas: bajos promedios en los primeros años de carrera universitaria, repitencia y deserción entre otras. Todo esto se suma a los problemas y desafíos propios de la educación superior en cuanto a su pertinencia, calidad e internacionalización.

Propuestas para la Educación Superior

En mi humilde opinión y apreciación es necesario realizar varios cambios, mediante la aplicación de un proceso gradual y coordinado. Estas son mis propuestas:

a)      Desarrollar un Plan Decenal como horizonte mínimo para llevar a cabo un cambio en todas las estructuras de la Educación que incluye la educación primaria, secundaria y terciaria. Las bases están propuestas en la nueva Constitución Política del Estado y la nueva Ley de Educación.

b)      Este cambio debe incluir a todos los actores para generar compromiso y no se trate de imponer soluciones cerradas e impuestas, como recetas foráneas, la solución debe construirse a partir de una participación efectiva.

c)      Para ello se debe asignar un presupuesto acorde a su importancia. Si tomamos como premisa que la educación es fundamental para el desarrollo de los pueblos, no podemos tratar a la educación como la “quinta rueda del carro”, como algo secundario y sin importancia.

d)      Se debe revalorizar el trabajo de los educadores en todos los niveles educativos. Mejorar las condiciones de quienes dedican su vida a enseñar y preparar al elemento humano del país es una labor que debe priorizarse.

e)      Coordinar el trabajo educativo entre los distintos niveles, de tal forma que cada nivel entregue insumos mejor preparados (alumnos). La labor fundamental de cada nivel debe ser enseñar al alumno a aprender, es decir, que el alumno debe aprender a aprender, dejando atrás viejos modelos educativos basados en condicionamiento (memorístico).

f)       Brindar oportunidades igualitarias para el acceso a la educación superior, basadas naturalmente en un desempeño, rendimiento o mérito personal. Estas oportunidades mejoran sustancialmente cuando los bachilleres están mejor preparados.

g)      La permanencia en la universidad pública debe basarse de igual forma sobre la base de los meritos dando oportunidades a quienes realmente desean estudiar, están motivados y merecen estudiar, pues los costos de mantenimiento de un estudiante lo pagamos todos con nuestros impuestos y contribuciones.

h)      Se deben realizar estudios cada cinco años para evaluar la pertinencia de la oferta de carreras en todas las universidades tanto públicas como privadas, priorizando ciertas carreras acorde a la necesidad nacional e internacional.

i)        Se debe realizar una adecuada orientación vocacional, que permita elegir correctamente una carrera universitaria y así evitar frustraciones en quienes abandonan una carrera y sus costos asociados.

j)        Se debe subvencionar ciertas carreras acorde a las necesidades nacionales para que estudiantes solo se dediquen a estudiar en forma exclusiva, y así cuando estos se gradúen cumplan ciertos compromisos ineludibles como servidores públicos obligatoriamente, al menos durante un periodo razonable. Estas becas o subvenciones deberán condicionadas naturalmente al mérito, tanto para su acceso como para su permanencia.

k)      Para mejorar los índices de eficiencias de titulación, en cada universidad debe haber un departamento que realice un seguimiento estudiantil. Este departamento deberá llevar a cabo actividades tendientes a detección temprana de grupos de riesgo de repitencia y deserción, actividades de apoyo estudiantil, motivación y autoestima.

Fuente Bibliográfica

6 comentarios

Archivado bajo X Docencia

6 Respuestas a “La repitencia y deserción en la Educación Superior en Bolivia

  1. Jose Santos Eguez A.

    Muy buena interpretacion de la realidad en la educacion, lo felicito compañero.y mas aun porque propone soluciones muy interesantes. Saludos…

  2. Doris Morochi Quispe

    Felicidades me encantan las personas y profesionales analiticos,,,,,,,,y dejan claro las cosas

  3. Fernando Rocabado

    Felicidades estimado, ya era hora de analizar las cosas de forma mas detallada y profunda…

  4. Felicidades creo que la educación es el pilar fundamental del desarrollo humano, pero, será que la ley Avelino Siñani es adecuada porque proque rechazan los maestros y porque no se elaboró con expertos pedagogos?

  5. patricia lima

    me ayud{o mucho en una propuesta para trabajar con jovenes..
    gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s